Investigadores de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), comenzó este domingo la investigación del presunto ataque químico que motivó el bombardeo por parte de Estados Unidos a Siria.

Duma, la novena ciudad más grande de Siria, fue bombardeada la semana pasada por parte de las fuerzas leales al presidente, Bachar al Asad. Ataque, que según el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, utilizó armamento químico.

Ante este incidente, el reciente sábado, Estados Unidos, Francia y Reino Unido lanzaron  ataque coordinado de misiles contra distintos sitios sospechosos de almacenar armas químicas.

Este ataque, generó que el principal aliado del régimen de Bashar al Asad, el presidente ruso, Vladimir Putin, amenazara a las otras naciones sobre posibles nuevos ataques a Siria señalando que dichas acciones provocarían “caos” en las relaciones internacionales.

Si bien el uso de armamento químico estaba prohibido en el país Oriental desde el 2014, este fue utilizado posteriormente en 2017 en el ataque a Jan Sheijun donde se había empleado gas sarín.

Es por esta razón que comenzaron las indagatorias por parte de la OPAQ, quienes tienen  una ardua labor, ya que todos los actores importantes anticiparon sus resultados.

Asimismo, deberán lidiar con el posible riesgo de que las pruebas hayan sido eliminadas, debido a que en la zona afectada la semana pasada estuvo controlada por la policía militar rusa y las fuerzas sirias.

Cabe señalar que Rusia ha bloqueado innumerables resoluciones en el Consejo de Seguridad contra el régimen de Damasco. Esto ha generado que la reconquista total de Guta Oriental, un antiguo bastión rebelde al este de Damasco en el que se encuentra Duma.

Por el momento, el régimen y las fuerzas aliadas apuntan a otros distritos del sur de Damasco aún controlados por el grupo yihadista Estado Islámico y probablemente a Deraa, donde comenzaron las protestas contra Al Asad en marzo de 2011.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here